[vc_row][vc_column width=»2/3″][vc_single_image image=»971″ img_size=»medium»][/vc_column][vc_column width=»1/3″][mk_fancy_title font_family=»none»]Datos:[/mk_fancy_title][vc_column_text]Es una sal proveniente de la base de las montañas del Himalaya, en Nepal, donde existía un extenso océano maravilloso.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_text_separator title=»Información» i_icon_fontawesome=»fa fa-info» i_color=»custom» add_icon=»true» i_custom_color=»#b9b454″][vc_column_text]La sal del Himalaya es la más pura, benéfica y libre de contaminantes que encontramos en la Tierra.

Por su parte, la sal del Himalaya contiene 84 componentes esenciales que son adecuados para nuestro organismo. Es como una especie de “mar primario” capaz de reponer nuestros electrolitos.

Algunos de los beneficios de la sal del Himalaya

  • Regulador del agua corporal.
  • Previene los calambres de nuestros músculos por su contenido en magnesio.
  • Actúa como hipnótico, por lo que es estupenda para mejorar y regular el sueño.
  • Actúa como antihistamínico natural, descongetionando los senos nasales.
  • Previene la aparición de las varices porque mejora la circulación.
  • Equilibra el nivel de azúcar en sangre.
  • Equilibra la excesiva acidez de las células, en especial las del cerebro.
  • Buen preventivo en casos de sinusitis, mucosidad o flemas, asma, dolor de garganta y anginas (entre otros).
[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar